+56 2 2246 6186 | +56 2 2951 6563 | +56 56 9 5820 6714 oficina@abogadosdelafamilia.cl

LA SELECCIÓN DEL ABOGADO

La elección del abogado en materias de Familia

Una buena idea es No contrates un abogado sólo porque alguien que conoces lo pone por las nubes. Reúnete con él para hacerte una idea.

Durante la primera reunión, no tengas miedo y haz preguntas.

Interésate por su experiencia y habla sobre posibles enfoques para tu divorcio. Asegúrate de que tanto tú como el abogado con el que vayas a trabajar están de acuerdo sobre el tipo de divorcio deseado, así como sobre los objetivos y las prioridades; a menos que el abogado dé razones fundamentadas para reexaminar tus ideas previas.

El precio de la primera consulta

Algunos abogados conceden una primera consulta gratuita de treinta minutos o una hora.

La mayoría de los profesionales no ofrecen consultas gratuitas e, incluso, cobran una tarifa superior por la primera reunión. Los honorarios de los abogados son libres, de modo que el costo de la primera reunión puede variar sustancialmente de uno a otro. No obstante, lo que te cobren en esa sesión no tiene nada que ver con sus conocimientos en materia de divorcio.

Las respuestas imprescindibles

A las reuniones con el abogado, llévate algo para apuntar; así podrás tomar notas a fin de que te quede registro de los puntos esenciales de la reunión.

Para empezar a elaborar una lista de preguntas, las siguientes son algunas de las más importantes si vas a contratar a un abogado para que te ayude con las negociaciones o porque necesitas que te represente ante un tribunal.

  • ¿Cuánto tiempo lleva dedicándose a los divorcios? Busca un abogado que tenga una experiencia de al menos tres años en casos de divorcio. Si crees que el tuyo terminara ante un tribunal, que te garantice que tiene experiencia en litigar y que ha representado con éxito a otros clientes en juicios contenciosos.
  • ¿Acepta otros tipos de casos? Si es así, ¿qué porcentaje de su trabajo representan los asuntos de familia? La cantidad de casos de asuntos familiares no debe bajar del 50 %.
  • ¿Alguna vez ha  tenido un  caso como  el mío?  ¿Cómo lo  llevó?  Evita abogados que nunca hayan tratado cuestiones concretas que te afecten; por ejemplo si tu cónyuge es extranjero o si el matrimonio se celebró en el extranjero. No te pueden dar detalles concretos de otros casos, pero te pueden contar lo suficiente para que vislumbres si tiene o no la experiencia necesaria para llevar tu caso.
  • ¿Quién lleva mi caso, usted, otra persona del estudio o ambos?
  • ¿Qué piensa de la mediación? Si tanto tú como tu cónyuge llegan a un callejón sin salida en un determinado punto, quizá tengas que darle una oportunidad a la mediación. Elige un abogado que crea en la mediación y que la haya utilizado con éxito en casos como el tuyo.
  • ¿Cuánto y cómo cobra? Solicíta un presupuesto sobre la estimación total del costo del proceso de divorcio y la forma de pago de sus honorarios. Hablar de dinero no es deshonroso: el abogado va a trabajar y tú vas a pagarle, y tienes derecho a saber cuánto, sin sorpresas al final. Y también tienes derecho a comparar las tarifas de distintos profesionales.
  • ¿Puede indicarme cuáles serán sus gastos y qué se incluye en ellos? Quizá haya que pagar fotocopias, honorarios de peritos, etc. Los abogados lo llamamos gastos procesales. Si te parece que no debes pagar ciertos gastos, pide que te expliquen antes la razón de que quieran cobrar por eso. Si no son gastos imprescindibles para tu caso, que tu abogado sepa que no estás dispuesto a pagarlos.
  • Si tengo alguna pregunta sobre mi caso, ¿puedo llamarle o mandarle un correo electrónico? ¿Cuánto tardará en contestar? Un día es un plazo razonable para contestar, a menos que se trate de una emergencia. En ese caso deben  contestarte  en  una  hora  o  dos,  posiblemente  lo  hará  otro abogado de la oficina si el tuyo está ocupado.
  • A partir de la información que le he dado, ¿cómo enfocará el caso? Tu abogado deberá presentarte una evaluación previa de los puntos fuertes y débiles de tu caso (y el de tu cónyuge) y tendrá que explicarte claramente cómo va a sacar el máximo rendimiento de las fortalezas y de qué manera va a disimular las debilidades para obtener el mejor divorcio posible. Aléjate de los abogados que hacen hincapié en “ir por todas” en lugar de negociar y buscar la negociación. Adoptar una línea dura cuesta dinero y no es en absoluto garantía de éxito.
  • Si no consigue llegar a un acuerdo y la única salida es ir a juicio, ¿me representará usted  o  alguien  de  su  estudio?  Si  crees  que  habrá  algún elemento contencioso en tu divorcio seguramente querrás un abogado con experiencia en los tribunales que lleve tu caso de principio a fin.
  • ¿Qué espera usted de mí? Cualquier abogado de renombre espera de un cliente que lo informe puntualmente de cualquier hecho pertinente, que devuelva las llamadas pronto, que sea sincero, que pague a tiempo y que respete sus  consejos  sobre  qué  hacer  o  no  en  lo  relativo  al    Sin embargo, en última instancia, tú eres el que decide y el abogado debe seguir tus instrucciones, siempre y cuando actúe dentro de la ley y respete el código ético de la profesión.

 Las preguntas que tendrás que contestar

La primera entrevista va en ambos sentidos; es decir que no serás el único que hará preguntas. El abogado tiene que saber algo más de ti antes de poder responder. Además, tiene que asegurarse de que no existe un conflicto de intereses si te representa. Lo habría, por ejemplo, si su estudio representara el negocio de tu cónyuge.

 Con la siguiente lista te harás una idea de las preguntas que te puede hacer un abogado:

  • ¿Cuánto tiempo  has  estado  casado  y  dónde  te  casaste?  ¿Por  qué  te divorcias?
  • ¿Sigues viviendo con tu cónyuge? Si no es así, ¿con quién viven los niños
    • (si los tienen) y quién vive en el domicilio familiar?
  • ¿Se ha producido anteriormente algún proceso judicial o has recurrido a algún abogado para algo relacionado con tu matrimonio o separación?
  • ¿Tenéis un acuerdo prematrimonial, o de separación?
  • ¿Qué bienes tienen y cuánto estimas que valen?
  • ¿Hay deudas familiares?
  • ¿Están jubilados o alguno de los dos se jubilará pronto?
  • ¿Cuáles son  tus  objetivos  con  respecto  a  la  pensión  de  alimentos  del cónyuge, los acuerdos de división de bienes comunes, la residencia de los niños, el régimen de visitas y su manutención?
  • ¿Tienen hijos de este matrimonio a su cargo?
  • ¿Qué tipo de relación tienes con tus hijos y qué papel tienes en su vida diaria?
  • ¿Qué crees que será lo mejor para tus hijos?
  • ¿Ha habido algún episodio de violencia o abuso en tu relación?
  • ¿Hay involucradas terceras partes (tú o tu cónyuge ha tenido una relación con otras personas)?
  • ¿Tengo que saber algo más sobre ti, de tu cónyuge o de tu matrimonio?
  • Responde de forma sincera a aquellas preguntas que te hagan sentir incómodo,  como  por  ejemplo:  “¿Tienes  intención  de  irte  a  vivir  con alguien o volver a casarte?” o “¿Tu cónyuge está al tanto?”.

 Los documentos necesarios

Cuando hables con los posibles abogados, trata de llevar algunos documentos importantes y un resumen de la información sobre la economía familiar. Lo más importante es:

  • El certificado de matrimonio
  • Si tenéis hijos, certificados de nacimiento
  • Una lista de activos (bienes, cuentas y todo tipo de posesiones) y deudas
  • Información y declaraciones de ingresos
  • Información y listado de gastos familiares
  • Copias de escrituras de propiedad e información sobre hipotecas, si las hay
  • Copia del acuerdo prematrimonial o de separación si lo firmasteis
  • Cualquier carta que te haya mandado tu cónyuge o su abogado relacionada con el divorcio.

El encargo profesional

Ya has decidido a quién vas a contratar para tu caso de divorcio. Entonces llega el  momento  de  fijar  las  condiciones  del  encargo  profesional,  y  hacerlo  por escrito; lo último que necesitas en ese trance, nunca agradable, de tu vida es tener problemas con el abogado por no haber dejado las cosas claras. Hay que preparar un “contrato de prestación de servicios profesionales”.

El contrato de prestación de servicios profesionales es un documento en el que figura, entre otras cosas, el presupuesto  del  trabajo  encargado.

Los aspectos que deben figurar en el contrato son:

  • Presupuesto y forma de pago
  • Contenido detallado del encargo profesional
  • Actuaciones incluidas en el presupuesto
  • Actuaciones que no entran en el presupuesto
  • Forma de determinar los honorarios en caso de finalización anticipada del encargo
  • Otras cláusulas que puedan resultar útiles. Fíjate si está regulado como rescindir el contrato en caso de disconformidad.

Tómate un par de días para releer con calma la hoja de encargo antes de firmar. Pregúntale al abogado lo que no entiendas.